Archive for 27 noviembre 2008

GULA

noviembre 27, 2008

nenas-ardientes

   Pepas calientes…

 

   A Tamara y Virginia, la puta más caliente de la oficina, el jefe las había invitado a comer para celebrar que llegaba la navidad. Virginia, algo sospechó cuando le dijo que iba a tragar bastante carne e iba a gritar de gusto, pero que lo harían en la oficina. Y ahora, mientras grita efectivamente y se estremece de gozo, siente como la pepa del culo se lo cepillan duro con ese trozote de carne dura, caliente y sabrosa, mientras Tamara, su mejor amiga, le come la otra pepa, atrapándola con su lengua hábil, y chupándosela. Y no sabiendo si reír o gritar de gozo, toda enrojecida, con su piel húmeda de transpiración mientras sube y baja con furia sobre ese güevote, atrapándolo y halándolo con su culo, frotándose de esa boquita bella y caliente que le clava la lengua hondo, Virginia cae en cuenta que quien come, la única que come de hecho, es Tamara.

 

Julio César.

Anuncios

LILIANA HERNÁNDEZ, CORRIÓ… AL PRECIPICIO

noviembre 27, 2008

hombre-en-tanga

   Seguro fue un bolúo…

 

   Mientras me siento a escribir, río, pero no de forma feliz, más bien amarga y desencantada como me ocurre con cierta frecuencia. Esta mujer me agrada y saber el papelón que hizo no es divertido. Imagino la carrera por la alcaldía del municipio Chacao terminando, con los caballos (y la yegua), soltando el bofe por el esfuerzo; y ella, Lily, llegando de última, ¡de última! No sólo detrás de la ambulancia, como dicen en el hipismo; no es que su tiempo lo hayan cronometrado con un calendario; sino que llegó ¡por detrás del candidato chavista en Chacao! ¡Detrás del chavista!, un sujeto por quien debe haber votado únicamente la mujer, la mamá y los hermanos. Y eso sí acaso.

 

   Liliana, enceguecida de soberbia, diciéndose que ella era ‘el hombre’, se embarcó en ese desastre desoyendo a los verdaderos amigos, seguro que el Julio Borges, por mampuestos, fue quien le echó la vaina. La pusieron a competir, y ella puso la torta. Todo su prestigio, su aura de mujer culta, luchadora y preparada, lo dejó botado en la carrera. Debe habérsele caído en alguna calle mientras la pitaban y la perseguían gritándole vainas por poner en peligro el no triunfo chavista en la zona. Sabrá Dios, quién la mal aconsejó en verdad, no es tonta, al Borges seguro que no le acepta ni café; pero entonces, quién le susurró al oído, “sigue, no pactes, no importa que te odien, vas a ganar así que a ti no te van a pasar factura por fracturar la unidad, el electorado no se atreverá contigo”.

 

   Debe ser el mismo que le dijo a Hugo Chávez, “insulta y suelta vulgaridades por esa boca y vas a conquistar el Zulia y Nueva Esparta; vas a convencer a todos pareciendo un loco furioso con una cabilla en la mano” (qué lucidez, y qué ocupado). Para mí que fue para sabotearla, a ella que uno la veía como ficha segura y de prestigio para la nueva Asamblea Nacional. Pero ahora no le queda nada, como no sea la taquicardia por la carrera. Ay, Liliana, sólo podía ganar el que mostraba mayor intensión de votos, ¿no te lo dijo nadie? No importa, échate árnica, bonita.

 

Julio César.

CON FUEGO EN EL C…

noviembre 19, 2008

mujer-caliente1

   Le quemaba tanto…

 

   -¡Oh, Dios, síiii! ¡Hummm…! Si, si, lo admito, soy toda una puta, en cuanto mi marido sale tengo que meterme la mano y este consolador por el culo, ¡es que me arde! Y él sólo me coge de cuatro a cinco veces por semana, y a veces no quiere clavármela por el chiquito, aunque grito y le lloro para que le de machete a mi huequito. O me compró un perol de estos más grande, rugoso y duro… o voy a terminar poniéndole los cachos… ¡y deseando que me los metan por el culo también!

 

Julio César.

HOLA A TODOS

noviembre 18, 2008

yo

   -Me levanté a saludar…

 

   Comienzo diciéndoles que este espacio es para gente adulta, únicamente adultos, no quiero tonterías con menores de edad, ni comentarios de gente idiota que leen la advertencia de que es para adultos y se meten esperando leer sobre catecismo, porque fuera de escribir obscenidades, groserías mondas y lirondas, también soy políticamente incorrecto. En muchos aspectos.

 

   Soy un escritor frustrado, aunque tal vez si leen algo sostengan que tengo lo de escritor lo que cualquiera de genio en astrofísica (y quien sabe si sí hay alguno), dije que estoy frustrado. Intenté e intenté pero nadie me publicó nada. Así que me valgo de la facilidad que brindan estas personas para publicar lo que sea, con la posibilidad de que alguien lea. Intentaré al menos ser ameno entre lo feo.

 

   Usaré el espacio para tres cosas: intentar atrapar un público, para ello seré gráficamente grosero, para que también lean otras vainas que invento; lo segundo es hablar pestes de los malditos delincuentes que desdirigen mi país, Venezuela, esa cuerda de sucios que se hacen llamar socialistas y gente de izquierda (un momento, debo escupir con desprecio), y para hacer comentarios de tarde en tarde sobre una película que me gustó mucho.

 

   No se engañen, no encontrarán poesía, ¿okay? Para todos, un desabrido saludo desde Caracas,

 

Julio César.

REGALO DE ANIVERSARIO

noviembre 18, 2008

MMMF

   -Pero Joaquín, ¿qué hacen Marcos y León? –jadeó ella, sin creer lo que pasaba cuando su marido, ese tipo serio y recio de barbita en candado, la alzó en peso con los otros dos y la depositaron en la cama matrimonial, ni cuando estos comenzaron a meterle mano, amasándole las tetas sobre el ajustado vestido, endureciéndole los pezones, el cual fue finalmente alzado dejando al descubierto su pantaleta negra, cosa que provocó la risa del trío de machos cabrios.

 

   -Bueno, Marta, creo que este año para nuestro aniversario voy a darte un regalo que va a gustarte bastante. Te vamos a coger entre los tres, los tres te vamos a meter güevo hasta que grites, y sé que lo vas a gozar como la puta caliente que eres. Vas a tener tres güevotes grandes, babeantes, duros y calientes para ti solita, mi amor. –le sonríe, excitado al verla jadear ronca, enrojecida su piel caliente ya mientras esos dos carajos siguen manoseándola.

 

   Sí, ella quería eso, ser cogida por esos tres hombres, que le dieran a su cuchara caliente una buena cepillada de toletes, que la hicieran gritar de gusto metiéndoselas por todos lados. Era una hembra hecha para el placer, y con sólo imaginarlo, tres vergas enormes emergiendo de esas braguetas, ya se le moja la poncha de gusto anticipado.

MMMF

   Marta jadeó largamente, con rostro de zorra barata, cuando la boca de Marcos comenzó a mordisquearle su pezón derecho, atrapándolo con sus dientes, chupándolo. La mujer gimió más cuando los dedos de León, que acariciaban la entrada de su vagina, finalmente entran, dos dedos largos, gruesos, lentamente, recorriendo su canal caliente, entrando hondo y con facilidad ya que estaba lubricando en abundancia.

 

   -Verga, Joaquín, ya la tiene caliente y mojada; es verdad lo que decías, ¡qué puta es tu mujer! –gruñe el hombre totalmente excitado, jugueteando con el botoncito de oro de Marta, su clítoris, haciéndole ronronear indefensa, como lo estaba toda tía a quien le acariciaban expertamente su punto en cruz. Hombres como ellos, que sabían, lo manejaban, darle dedos, o atraparlo con los dientes y lamerlo, hacia que toda mujer se entregara toda.

 

   -Es tan caliente. –reconoce Joaquín, sonriendo, medio aullando cuando el anillo del culo de su mujer se cierra sobre ¡los tres dedos que ya le ha clavado! Metiendo y sacándolos, cogiéndola, la excita más.

 

   Ella grita, no sabe qué hacer o en qué lado concentrarse mientras esos tres carajos altos, musculosos, viriles y atractivos juegan con toda ella. Esos dedos en su vagina entran hondo, como los que se agitan dentro de su culito dilatado ya, y casi siente como se tocan.

MMMF

   -Hummm… hummm… ahhh… -jadea ella, recorriendo de un glande al otro, recogiendo gotas agridulces y salinas de macho, jugo que le encanta.

 

   Su boca golosa se abre y atrapa el güevo de Marcos, mamándolo expertamente, atrapándolo todo, bajando sobre él y chupándolo mientras retrocede, haciéndolo gemir y que le gruñera “puta, trágatelo así, puta, comete mi güevo que es lo que tanto te gusta, ¿verdad?”. Y ella está en la gloria, mientras la llaman puta sucia, mujerzuela, se siente más y más excitada, más caliente; mama a Marcos y masturba a León, soñando ya con el momento de comerse esa otra rica verga, mientras su marido frota su güevo caliente de su rostro. Al hombre le excita ver a su esposa así, pegando sus rojos labios de uno de los güevos de sus panitas del alma, abriendo bien esa boca y tragándolos, algo ahogada porque eran grande, pero llegando casi a sus pubis.

 

   Sus ojos parecen casi en blanco mientras sube y baja de uno a otro güevo, tragándolos los tres, dándole placer a esos machos que la poseen, que son sus amos. Sentir el duro y cálido tronco sobre su lengua, entrando, ahogándola, soltando sus jugos, la enloquecen. Mamar un buen güevo era algo que ella no cambiaría por nada en el mundo. Un tolete bien ordeñado era delicioso, pensaba con hambre. Come con avidez de una verga a otra, necesitada, deseándolo todo ya. Su marido lo nota y le sonríe.

 

   -Calma, Marta, vas a tener güevos para rato, le dije a los niños que no llegaran temprano, seguro piensan que tú y yo vamos a tener una buena tarde romántica; no pueden imaginar que tú la tendrá bien dura. Así que tranquila.

 

   Con el rostro enrojecido, la boca llena totalmente con el güevo de León, con su nariz casi metida en sus pocos pelos púbicos, ella mira a su marido agradecida; Dios, qué regalo tan bueno (y sabroso) reconoce al tragar todos esos licores de machos. Su querido Joaquín iba a darle lo que tanto deseaba, y traer a los dos compadres, el padrino de Amandita y el de Héctor, era una buena idea. Su marido y los dos compadres iban a ponerle esa cuca como un resbaladero de mono, reconoce estremeciéndose.

 

   -¡Cómo mama! –jadea León

 

   -Le encanta saborear güevos, el mío se lo come casi todas las noches. Es una puta tan ávida, compadre, que no sé si los tres podamos darle lo que necesita…

 

CONTINÚA…

 

Julio César.

NICOLÁS MADURO, EL CANCILLER DE LA REPUBLICA DE QUINTA

noviembre 18, 2008

tanga-de-hombre

   No piensan, sólo quieren güeler…

 

   Sudado, llegando agotado de la calle (caminaba deprisa no me fuera a detener la policía política o los sapos del régimen ya que cargaba en una bolsita plástica dos kilos y medios de café obtenidos en el mercado negro, ya que no hay) encendí el televisor, descuidadamente lo había dejado en un canal nacional (da miedo, uno no sabe si Chávez encadenó otra vez), y allí estaba Nicolás Maduro, nuestro Canciller, con ojos febriles y un tono de voz alterado. Gritaba, con su mejor voz de diplomático, contra esos “malditos burócratas y chulos que únicamente vivían pendiente de sus cheques”. Las bolsas se me cayeron; por Dios, ¿que hicieron Evo, Lula, Cristina y Daniel Ortega? ¡Seguro que se le habían volteado al Gobierno ahora que no tenía dólares con que seguir manteniéndolos! Lo abandonaban al ver que el barco hacía aguas.

 

   Pero no, al parecer se refería a una organización de derechos humanos internacional que osó venir y criticarlos por los presos políticos, los perseguidos políticos y las inhabilitaciones políticas. Les gritaba, cantando como gallo para variar (debe disfrutar tanto esas pocas veces), a un checo y a un polaco al que no dejaron entrar al país advirtiéndole que si llegaba y lo mataban como matan a sesenta venezolanos cada fin de semana, no se harían responsable porque ellos no son Gobierno para garantizar ninguna de esas tonterías. Sin embargo, no fue… elegante. Es cierto, no garantizan nada; pero no fue inteligente usar esas palabras. Cosa rara en gente tan fisna. De gritar esas cosas (¡chulos!) en una reunión presidencial continental, Cristina K habría tenido que sonrojarse y Lula da Silva revolverse en su silla. Evo Morales y Daniel Ortega no, esos están tan entregados a una sumisión erótica que seguramente habrían aplaudido.

 

Julio César.