GULA

nenas-ardientes

   Pepas calientes…

 

   A Tamara y Virginia, la puta más caliente de la oficina, el jefe las había invitado a comer para celebrar que llegaba la navidad. Virginia, algo sospechó cuando le dijo que iba a tragar bastante carne e iba a gritar de gusto, pero que lo harían en la oficina. Y ahora, mientras grita efectivamente y se estremece de gozo, siente como la pepa del culo se lo cepillan duro con ese trozote de carne dura, caliente y sabrosa, mientras Tamara, su mejor amiga, le come la otra pepa, atrapándola con su lengua hábil, y chupándosela. Y no sabiendo si reír o gritar de gozo, toda enrojecida, con su piel húmeda de transpiración mientras sube y baja con furia sobre ese güevote, atrapándolo y halándolo con su culo, frotándose de esa boquita bella y caliente que le clava la lengua hondo, Virginia cae en cuenta que quien come, la única que come de hecho, es Tamara.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: