PREOCUPADA POR LA JUVENTUD

tia-golosa

   Un dieciocho años… buena cosecha.

 

   Se oyen los “hummm” del joven que goza y se estremece todo, casi desnudo ya, contorsionándose. Los “hummm” de la mujer son más urgidos. Tenía prisa y su boca, caliente, hábil, experta en mil mamadas de güevos así, ardientes, duros, babeantes y jóvenes. Se apresura porque ya casi son las seis, y Fabián, su joven hijo, debía estar a punto de volver de visitar a su novia para irse a bonchar con su amigo Felipe a una discoteca. Pero ella era una mujer preocupada, sabía lo calentorro que era Felipe, cada vez que llegaba le notaba el bultote tras el pantalón, sabe que tira con cualquiera, así que si lo mama a conciencia, tragándose todo el tolete desde la cabezota hasta la base, resollándole en los cortos pelos púbicos, le hacia un favor. Se tragaba toda esa leche y había menos riesgos de que el joven embarazara a alguna tontita. Las ocupaciones de una ‘mama’ no terminaban nunca, se dice cerrando los ojos, disfrutando como todas de tener un buen güevo en su boca, apretándolo con sus mejillas y lengua sintiéndolo palpitar mojándole la pepita de la vagina (lástima que no había tiempo para más o le sacaría más esperma… por seguridad).

 

Julio César.

Una respuesta to “PREOCUPADA POR LA JUVENTUD”

  1. lolo Says:

    wao me gustaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: