REGALO DE ANIVERSARIO… (2)

MMMF

   -Hummm… hummm… -era todo lo que podía expresar Marta, golosa, ardiendo de ganas, ¡tragando güevos de los buenos!

 

   Se siente en la gloria mientras su boca sube y baja sobre cada uno de los largos, gruesos y tiesos toletes de su marido y sus dos amigos, felices de empujar esas vergas calientes y jugosas dentro de la boca hambrienta, contentos de encontrar a una hembra tan caliente y puta que no pone reparos en demostrar cuánto disfrutar de mamar, algo que todo hombre adora. Siempre la creyeron una mujer modesta, pero ahí estaba, con esos tres güevos entrándole hasta la garganta, y era buena, ya que eran grandes y gruesos, resollando sobre los pubis masculinos. Su marido sonríe, acariciándole la cabellera mientras ella lo atiende, mirándolo con adoración, ¡el regalo de aniversario era increíble!

 

   -Anda, pequeña, deja salir la puta caliente que llevas dentro… trágatelos todos. Te vamos a dejar llenita de leche. –le dice, ronco, Joaquín.- Te gusta comer vergas, ¿verdad? Anda, demuéstrales a los compadres lo puta barata que eres.

MMMF

   ¡Dios, debía controlarse!, piensa Marta, entre jadeos bien audibles, jadeando como la propia loca, desatada como toda hembra saludable y voluntariosa ante la idea de ser atendida por tres machos que ríen, que le empujan sus güevos y en todo momento le gritan, entre risitas roncas de excitación, tómala toda, puta, tómala toda.

 

   -¿Te gusta, mami?, ¿te gustan estos tres güevotes babeantes para ti? –le pregunta su marido, Joaquín, sentado bajo ella que se encuentra lateralizada.

 

   La mujer no puede responder porque su boca sube y baja, golosa, sobre el tieso güevo joven y duro del amigo del marido, Marcos. ¡Era tan rico sentirla sobre su lengua!, piensa saboreándola, ahogándola, dejándola más caliente de ganas. Verlo estremecerse, oírlo gemir cuando sus labios, mejillas y lengua lo aprisionan, es más de lo que puede resistir. Pero lo mejor era la dura tranca de León, que iba y venía contra su ardiente concha, abriéndole los labios sedoso de la vagina, metiéndose, cogiéndola duro, rozándola, quemándola, frotándola, produciéndole gritos ahogados (tiene la boca ocupada y es una dama, no habla cuando la tiene llena, pero deja oír esos gemiditos altos de puta de goza). El güevote de Marcos, saliendo del cierre de su pantalón, estaba tan caliente y tieso, y era largo, dejándole la boca llena de jugos que ama; cada embestida de León en su cuca ávida, la estremecía sobre las piernas de su marido, cuya verga enorme, rojiza y brillante, dura como no recordaba otra vez, le quemaba las tetas, tetas que él sobaba, amasaba y pellizcaba, enloqueciéndola más.

 

   Joaquín sonríe mientras mira a sus amigos empujar sus toletes dentro de su mujer, viéndola excitada, oyéndola gritar. ¡Ella se lo merecía! Era una buena esposa y una buena madre, darle ese regalito por su aniversario, no le pesaba. Mirarla comer ese güevo ajeno, mirar como el otro le entraba con todo por la cuca, haciéndola gritar cada vez, lo llena de ganas también. Era cierto lo que siempre le decía el cínico de León, coger putas era la cosa más rica del mundo. Le pellizca con dureza un pezón, imaginándola ya bañada de semen por todos lados.

MMMF

 

 

   -Por Dios, no aguanto más, ¡clávame tu güevote por el culo! –jadea ella, temblando toda, incapaz de controlarse, aferrando el güevo de su marido, con la boca echa agua velando aquella polla enorme que se acerca a sus viciosos labios rojos. Era imposible reconocer en aquella criatura caliente, a quien le pican las tetas, la cuca y el culo mismo, esperando por su remedio, güevos de los buenos, a la dulce y recatada Marta.

 

   -Carajo, Joaquín, creo que estás jodido. A esta puta le encantan demasiado los güevos. –susurra Marcos, enfilando su güevo, frotando el rojo glande de esas nalgas y de la lisa raja interglútea, sobándola de la entrada del rojo capullo cerrado de aquel culo que titila salvaje, casi tanto como la húmeda y engrandecida vagina.

 

   -Eso estoy pensando, para satisfacer a Marta creo que no se puede con uno sólo, y eso que yo la cojo casi todas las noches.

 

   -Ya sabes, compadre, si necesitas ayuda para calmar a la puta, aquí estamos tus panas… -anuncia, sonriente León, empujando su tranca en la cálida boca.

 

CONTINÚA…

Julio César.

Una respuesta to “REGALO DE ANIVERSARIO… (2)”

  1. Mariza Antonia Miramontes Lopez Says:

    CADA SEMANA ME COGEN ASI EN MATACHIC AL IGUAL QUE A
    AZUCENA CHAVEZ GARCIA DE TEMOSACHIC ASI QUE CHICOS VENGAN ENCHINGA A COGERNOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: