DE ASTROFISICOS Y DE CANIBALES

los-tirame-algo

   -Nos las estamos comiendo…

 

   Hace tiempo, leyendo un artículo de Elizabeth Burgos y un tratado sobre antropología, vi el paralelismo descrito arriba; en dicha revista científica me enteré de una controversia sobre un hecho que dimos por sentado en nuestro transitar por el liceo cuando estudiábamos historia universal, referente a las familias del hombre y la evolución. Se sostenía que el hombre de Neanderthal, un tipo de hombre más simiesco y primitivo, había existido mucho antes que el Cromagnon, ejemplar más moderno. Lógico, un ser más básico da pie a otro mejor elaborado. Pero ahora hay quienes sostienen que la cosa no es tan simple, que toda la evidencia antropológica parece sugerir que los dos tipos humanos convivieron al mismo tiempo. Esto es rechazado por mucha gente, sobretodo si nos regimos por una línea tajantemente recta de evolución, pero hay quienes atacan tal creencia como ‘dogmática’. Y viéndolo bien, no necesariamente tendría que ser así, espacio queda para la especulación sin que resulte tan disparatado.

 

   Si el hombre evolucionó de entes más primitivos, no es totalmente lógico suponer que esas facetas más elementales desaparecieran automáticamente al aparecer un tipo más elaborado, ya que los simples monos aún existen tal y como fueron hace chorrocientos años. Dos ramas podían, y pueden, coexistir una al lado de la otra, sobreviviendo a la larga la que mejor salga parada en la evolución somática. Y recordé una cita: hoy, actualmente cohabitan en este planeta ingenieros de la NASA junto a pigmeos de Nueva Guinea. Ojo, y no digo que uno sean más humanos y otros menos (eso se le deja al nazismo, al fanatismo o al socialismo). Los dos representan, cada uno, aspectos diferente de evolución cultural, sin embargo ambos son tipos ‘humanos’; simplemente un grupo marchó en la carreta de la evolución tecnológica y la otra continúa estancada (y atascada) en la lanza y la flecha. Y eso, en variado grado, ocurre en todos lados; la diferencia la hacemos los seres humanos, unos continúan, otros se estancan (y en casos patéticos, retroceden).

 

   Lo que en Venezuela comenzó un día hace diez años como una esperanza de alcanzar justicia social, un ideal de patria grande y soberana, auto eficiente, redentora de las deudas e injusticia del pasado, al poco tiempo fue transmutando en una apetencia pedestre de poder unipersonal en la figura de esa vieja institución del caudillo de hace doscientos años, amo, dueño y señor de vidas y destinos. Esta insania de poder por el poder, del culto al “yo supremo”, al Individuo que no utiliza tiempo, recursos o esfuerzos para crear, dignificar y cubrir aspiraciones sociales (no hay fábricas que den empleos; empleos que permitan un salario regular para gastarlo en lo necesario y/o en lo que se desea, base también del ahorro y la seguridad personal en casos de emergencia) han terminando creando una sociedad cómplice que hace caravanas esperando lo regalado, las limosnas que caen del bolsillo del hombre fuerte, destruyendo valores personales morales y elementales como el auto respeto o el derecho a hablar, pensar y actuar según la propia conciencia, sin temor a ser agredido o sancionado por ello; acabaron aún con el ideal de patria.

 

   El retroceso social y atraso cultural que representan hombres como Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa y Daniel Ortega, el regreso del autoritarismo (yo mando, tú callas y obedeces; la patria soy yo, yo soy dueño de todo) contrasta salvajemente con el resto de un mundo intercomunicado donde se especula y experimenta con la creación de agujeros negros mediante grandes aceleradores para entender el origen del todo, la reproducción del Big Bang. En la comparación pierde el cuarteto tiraje algo, ya que quedan retratados como trogloditas, pequeños en la mezquindad de sus objetivos individuales. Personalmente los asocio a una de las tendencias ideológicas más irresponsables y peligrosas que lleva siglos asolando al mundo, el socialismo, la izquierda; pero aún dentro de esta hay voces que se alzan para condenar la actuación de estos payasos que hace tiempo dejaron de hacer reír.

 

   En Venezuela, Domingo Alberto Rangel, el viejo, el eterno hombre de izquierda, abstencionista de corazón y anti imperialista, denuncia a Chávez como una estafa, un mentiroso, un manipulador; para un hombre anciano que toda su vida soñó con la implementación de una base programática según la ideología de izquierda para ‘cambiar el mundo’, este fraude debe ser desgarrador. Bueno, cuando la Unión de Artista y Escritores de Cuba censura las actuaciones de un hombrecito envejecido y con visibles rastros de desequilibrios (seguro creyeron que hablaba de Chávez, pues no), Daniel Ortega, hay que concluir qué algo extraño está pasando dentro de la izquierda (aunque desconfío de ellos). A Ortega se le ataca como digno representante de lo más oscuro, retrograda y turbio del ruralismo patriarcal, el sujeto de edad decadente que se siente con derechos sobre sirvientitas, esclavas y aún la hijastra; una niña, para ese entonces, acallada en su llanto y reclamos por una canallada conocida como el Partido Sandinista.

 

   Frente a un mundo que se plantea, a nivel teórico, el ‘mejoramiento’ de la raza mediante la manipulación genética (¿imaginan eso?, gente saludable, sin miopía o cardiopatías, sin genes tendentes al cáncer o la diabetes; pero aún más, resistentes físicamente tal vez hasta a problemas como la polución industrial e incluso la radiación), un grupito llama a acabar con quienes saben leer y escribir; que arrebata y desmantela la gran hacienda donde se cosecha o cría ganado, para ‘entregarla’ a los sin nada que terminan devorándolo todo, abandonándola luego; y cierran fábricas que permiten uno que otro empleo remunerado, enviando a multitudes enteras a las calles a vender porquerías o esperar subsidios, cuando no morir de hambre. Lo peor es la aceptación de multitudes que parecen no reparar en cada una de las libertades, de las oportunidades irrepetibles, que va perdiendo, y el aplauso canalla de elites en países ricos quienes miran, como si de cucarachas se tratara, el exótico experimento sobre poblaciones enteras. Bueno, pensarán ellos: no son más que latinos. Ya se lo hicieron al África, era nuestro turno.

 

Julio César.

2 comentarios to “DE ASTROFISICOS Y DE CANIBALES”

  1. Raúl Says:

    Estimado Julio César: completamente de acuerdo con tu nota, solamente te faltó poner en esta lista nefasta a la presidente de Argentina, Cristina Fernández y a su cónyuge Néstor Kirchner…están transformado mi hermoso país en un páramo cultural, económico y con una falta de libertades total: el que piensa distinto es golpista, destituyente o monstruo de la derecha.

    Te agradezco esta nota, veo que en latinoamérica se está creando una conciencia acerca de estos “SUPREMOS”, a los que lo único que les preocupa es el poder para beneficio propio y el de sus amigos,

    La Argentina en este momento tiene un 40 % de su población sumida en la pobreza

    Han destruido fuentes de trabajo y la gente tiene que vivir de las limosnas del estado, que son usadas para generar clientelismo político

    Un abrazo y que los años venideros contemplen una latinoamérica sin estos personajes siniestros.

    • jcqt1213 Says:

      Hola, Raúl, por alguna razón, y muy lamentablemente, parte de latinoamérica añora y se esfuerza por regresar a los días de los caudillos rurales, cuyo capricho y voluntad sobre vidas y destino era la ley y la única voz válida. El tren de la historia se detuvo y comenzó a retroceder, quién sabe en qué terminará todo esto para quienes tenemos la “suerte” de vivir en estas tierras.
      JC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: