LA REUNIÓN DE LOS OCHO Y LOS QUEJOSOS

tio-en-calzoncillo

   -Ojalá no pierda mi calzón, ¿verdad?

 

   Me pareció extraño. Se reunían los Ocho Grandes en Alemania (suena a mafia, ¿verdad? Es que mafia son), y afuera las calles no se atestaron con la misma cantidad de gente gritona, alzando puños, lanzando cosas e insultando… pero cuidando bien de no ser trocados por nadie porque entonces es represión. Aunque, si hemos de ser sinceros, tampoco el Cartel no se vio alegre y risueño como otras veces, cuando tomaban helados en cabezas de monos titi y presenciaban una pelea a muerte entre dos pobretones que así ganaban algo de dinero (ya saben, diversiones de los muy ricos). Al parecer los grupos que financian a los quejosos (así como la cobertura mediática ofrecida siempre para ensalzar a los manifestante), este año no quisieron gastar plata en tonterías, ¿quién puede en estos tiempos de crisis? Fueron, pero no como otras veces. Pobre muchachos, y ellos que gustan tantos de esos paseos regios a bellas capitales; ni locos van a gritarte a Mugabe que deje de matar gente en Zimbawe; sospechan ellos que ese viaje no sería divertido. Ese país es tan feo y lleno de negros tan pobres.

 

   Como dije por ahí, detesto a esta gente, siempre los he archivado en dos grandes grupos: los mimados de países ricos a quienes esos Ocho protegen y hacen cada vez más felices y mimados (¿quién cambiaría un pasaje, en el Congo Belga, para terminar en Irán pudiendo ir a Estados Unidos?), y por gente pobre de países gobernados por inútiles elegidos por ellos mismos. Es decir, los ociosos sin oficio y los envidiosos. Pero, repito, este año no hubo marchas y protestas multitudinarias y en tan variados lugares… porque hay una crisis. Y esos que siempre gritan contra el capital y el mercado, ahora temen que sus maravillosos modos de vida puedan desaparecer y que tenga, Dios los libre, que pasar trabajo como en el Tercer Mundo. Después de todo no se les puede acusar de idiotas, saben dónde aprieta el zapato. Seguro que perder los ahorros, las casas y los empleos los mantiene desvelados por las noches. Uno imagina a esos muchachos en Madrid, Roma y París, rezando para que los Ocho Grandes encuentren una manera maravillosa de regresarlos al sueño dorado. ¡Tan revolucionarios ellos!

 

   Es por cosas así que jamás he sentido simpatías por estos payasos. Gritarle a Bush siempre era más cómodo, fácil y seguro, que enfrentar al gobierno chino ayudando a los tibetanos (¿ir a China con pancartas? ¿En qué universo?), no hablemos ya de esos regímenes que encierran gente por años y años sin juicios o pruebas, como pasa en Venezuela con los presos políticos que Hugo Chávez mantiene encarcelados desde hace más de siete años. Pero ahora están asustados, el futuro, ese que siempre vieron seguro en manos de aquellos a quienes en público gritaban pero en el fondo apoyaban, ya no parece algo tan cierto. Bueno, si a uno le tocó oír declaraciones de Rodríguez Zapatero diciendo que debían revisarse las reglas del mercado como si estuviera postulándose para la presidencia de España, insinuando que nada de las fallas conocía, en lugar de estar en su segundo mandato, entiende cómo llegaron a eso, y hay que sospechar que esos Ocho, en verdad, no son tan buenos en su oficio como imaginaban cuando se fotografiaban en grupo creyéndose las últimas Pepsi-Colas en el desierto (como verán, estoy entre los envidiosos).

 

   Quién sabe qué nos tocará oír y ver antes de que todo esto termine… pero al menos ya no veremos a estos grupitos tarifados gritándole a quienes sabían nada les harían mientras en otras regiones del mundo hombres, mujeres y niños son esclavizados y martirizados. Descansaremos de ellos por un buen tiempo, y de continuar y acentuarse la crisis, cuando entiendan que deben joderse, tal vez presenciemos su extinción. Deberían encerrar a unos cuantos para que queden protegidos como especies en peligro.

 

Julio César.

 

NOTA: La foto viene porque es de otro blog que manejo de manera distinta. Pensé cambiarla por una nena bella… pero era mucho trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: