SALMA, LA SALVAJA

salma-hayek-hot

   Le encantaban así, grandotes…

 

   Me dijeron que la sorprendiera en su camerino (le encanta dar entrevistas), y realmente la sorprendimos Gabriel, mi fotógrafo, y yo. Al muy perro le alcanzaron los reflejos para tomar la instantánea de Halma saltando. Sonriente, gimiendo, subiendo y bajando sus hermosas nalgas, llevando y trayendo su dilatada y rica cuca sobre el enorme falo, dejando de mamar un rato su gruesa y babeante chupeta, la estrella nos miró.

 

   -Llegan justo a tiempo… ¡Ahhh…! -el carajo bajo ella subió sus caderas dándole fuerte con su tranca.- Tú… -le dijo a Gabriel.- Sácatela que quiero mamar más. Y tú… -a mí.- Muéstramela y clávamela duro en el culo. Y dense prisa que estoy que reviento.

 

   Y casi la reventamos a fuerza de bombeos y de güevos. También de leche. Ella gozaba como toda hembra caliente atendida por cuatro vergas erectas. Qué mujer; esa boca, ese culo y esa cuca caliente eran capaces de acabar con un batallón entero.

 

Julio César.

6 comentarios to “SALMA, LA SALVAJA”

  1. haha Says:

    sos re chamuyero flaco…. quien te cree…

  2. AGNES Says:

    wow

    más, más

  3. Nine Says:

    esta chingona esta foto

  4. Kiron Says:

    Sois unos pervertidos que solo quieren arruinar la imagen pública de Salma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: