…EN EL MAR DEL NORTE

RIMA XLIV

es-ennis-del-mar

   No supe leer mi propia vida…

 

Como en un libro abierto

leo de tus pupilas en el fondo.

¿A qué fingir el labio

risas que se desmienten con los ojos?


¡Llora! No te avergüences

de confesar que me quisiste un poco.

¡Llora! Nadie nos mira.

Ya ves; yo soy un hombre… y también lloro.

 

                                                               Gustavo Adolfo Bécquer

…….

 

   ¿Verdad que leyendolo uno cree son versos dirigidos a una pareja recordada y querida? Tal vez sea como dijo una amiga, Nancy; será que cuando se ama, cuando se quiere en verdad, todo se asemeja. Las palabras del corazón son iguales a todos los oidos. Con la misma intensidad quiere un hombre que una mujer.

 

   No sé cómo lo hace, o de dónde saca el tiempo y la dispocición (bueno, como alérgico a la poesía, todo eso me parece complicado), pero Mar del Norte siempre encuentra algo que llega, que toca esa herida que palpita, una que está abierta aunque no duele tanto, que extrañamente nos gusta porque no permite sentir, saber que no somos únicamente oscura materia que come, bebe y duerme. Ella habría sido una buena vaquera, siempre encuentra el rastro de los sentimientos, en la lejanía descubre el sendero de migas de ternuras que nos lleva a esos amigos que todavía duermen, como niños traviesos y mimosos, en lo alto de una montaña de la que no deseamos que desciendan jamás. Gracias, Mar…

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: