MAGNICIO, EL SAINETE: CILIA FLORES GRITABA…

nena-bella

   A otro perro…

 

   De aquel escándalo desatado el año pasado cuando el presidente Chávez gritaba, con ojos desorbitados (lo poco que puede, está gordito), que querían matarlo, y se levantó toda aquella parafernalia, ya no se oye nada. Los asambleístas involucrados se hacen los locos, enrojeciendo mortificados, respondiendo golpeado que ese golpe se continuaba investigando. Creo que cayó en desgracia la investigación porque el Presidente se deprimió. Gritó querían matarlo y no hubo muchedumbres llorando o rezando por su salud… ni siquiera salieron a decir que temían por él. La maniobra era arriesgada, pero el G-2 cubano no es muy eficiente para esas cosas que en Cuba si levantan revuelo. En Venezuela estamos acostumbrado a comer, beber, vestir y vivir bien, cuando Chávez destruyó todo eso con sus políticas idiotas de izquierda, lentamente la gente fue perdiéndole la paciencia, y salir con esos alaridos de que iban a matarlo debió hacerle entender por el resultado obtenido, que ya a nadie le importa.

 

   De toda esa investigación, que con su mala cabecita Cilia Flores, presidenta de la Asamblea permitía fueran transmitida por televisión (pobre, seguro creía que se la comía), el honorable parlamento quedó fatal. Un día gritaban que era la CIA, otra que era en Bogota donde se cocinaba el magnicidio, a veces eran los políticos de Oposición y otras la gente de FEDECAMARAS. Hasta Europa y el Vaticano fueron señalados como conjurados. Tal vez no habría resultado mal si hubieran contado con un físico quántico que unificara todas esas teorías en una súper teoría; pero ese es el problema de una revolución inoperante, no hay nadie capaz de mostrar un éxito. Si hasta Carlos Escarrá que se le tenía por inteligente, habla y demuestra que ni historia de Venezuela sabe. En el parlamento se gritaron absurdos y tonterías que hicieron bostezar a la gente en sus casas… cuando no se molestaban al interrumpirle sus programas de televisión con esas cadenas. La Fiscal General de la República, así como los tribunales, instituciones sometidas una y cómplice la otra, se abocaron a “investigar” para ver a quién le echaban una vaina… mientras los índices de sintonía de Venezolana de Televisión bajaban a niveles aún peores (nadie los ve, y en este caso, a nadie le interesaba). Pero Cilia vivió momentos duros mientras intentaba mantener viva su obra de teatro.

 

   En Estados Unidos se investigaba el famoso caso del maletín, dinero que fue llevado ilegalmente a Argentina para financiar la campaña de la pareja mafiosa que desdirige al país, los Kirchner, y en plena Asamblea, cuando Cilia reclamaba a los medios que no informaban sobre el intento de magnicidio, tuvo un enfrentamiento con la prensa por ese hecho. Alguien le reclamó que no daban datos sobre la conjura que pudieran ser investigados y seguidos, pero ella hablaba de grabaciones donde planificaban el golpe. Cuando se le aclaró que la famosa grabación usada como detonante de la denuncia, contenía inconsistencias como: haber sido grabada tres años antes, ¿por qué no se investigó tres años atrás?; los conjurados hablaban de salir del Presidente utilizando medios constitucionales, ¿dónde estaba la intención criminal?; y que el organizador era un señor que llevaba un año muerto, ¿cómo podían usar esa grabación para la investigación sin saber si todo murió con ese señor y por qué no se presentó nada nuevo?… Ah, fue cuando montó en cólera Cilia.

 

   Como buena revolucionaria de izquierda, gritó que todos eran agentes de la CIA, que a ella no iban a marearla con datos o hechos, que ella tenía su credo. ¡Estaba tan furiosa! Pero no tanto como cuando alguien, creo que de Globovisión una tal Margarita creo recordar, le preguntó si la Asamblea comenzaría una investigación sobre el caso Antonini Wilson. Como loca de carretera gritó que no, que eso jamás se investigaría en la Asamblea (claro, ¿y si llegaban por accidente a los responsables?), y que el fulano juicio no era más que una maniobra, que esa gente era inocente, que era un sainete para implicar al gobierno de Chávez en corruptela; cando se le dijo que la Fiscalía venezolana los investigaba y congeló sus bienes por presuntamente no tener orígenes lícitos, casi se desmaya de rabia. Pobrecita, eso es lo malo de tener que defender tantos flancos flacos al mismo tiempo.

 

   A Cilia Flores le revienta que cuando dice que investigan a Manuel Rosales por regalar una camioneta a un jefe policial zuliano, le preguntan ¿por qué no comienzan por Chávez, quien regala helicópteros, tractores y casas? ¡Son tan odiosos esos periodistas!, ella no entiende por qué no son como los de VTV. A la señora le ha tocado dar la cara para ‘informar’ cosas duras. A sus gritos de que nunca se investigaría el caso de la maleta, se le unió poco después otra investigación, esta de la SIEMENS, la cual estaba siendo interpelada en Estados Unidos por prácticas impropias de negocios… que no sé por qué lo son. Si uno quiere vender algo y tiene que competir, no debería ser ilegal ofrecer cositas a los que deciden, ¿verdad? Así lo piensan aquí. Cuando se dijo que habían engrasado la mano de muchas autoridades en Venezuela, a Cilia le tocó gritar nuevamente que nada se investigaría. Qué ellos no estaban allí para eso, y es cierto; la Asamblea ya llevaba dos meses funcionando luego de terminarse el periodo excepcional durante el cual Chávez elaboraba las leyes habilitantes, y dos meses cansan a cualquiera. Te entendemos, Cilia…

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: