INVIRTIENDO GANAS EN LA DESPEDIDA…

putas-tirando

   Sólo se oían gemidos y los “más, dame más”.

 

   -Eso es, mami, aprieta ese culo. –gruñó el hombre, dándole güevo del duro a esa mujer que de pie, se estremecía toda, agitada cuando se lo metía hondo, cepillándola.

 

   -Hummm… ¡Sí! –gritó Tamara, toda enrojecida, aferrándose con las manitas a la pasarela en donde poco antes esos carajos bailaban en tanguitas animando su despedida de soltera.

 

   A punto de casarse al día siguiente, Tamara fue llevada por sus dos mejores amigas a tomar un trago. Ella sospechaba por donde venía la vaina cuando vio aquel salón. Pero entre risas sobre lo que encontraría su noche de bodas (decían que David lo tenía de burro), se tomaron dos botellas de vino antes de que comenzara el show. Se sorprendieron, habían contratado a un tipo musculoso y joven para que vistiera de bombero (David era bombero), para que bailara, se quedara en tanguita y les agitara el güevo en las caras. Pero este vino con dos amigos más. ¡Tres bomberos! Lo que pasó fue que esos dos extras, estaban iniciándose en el baile exótico y el amigo les ofreció que ‘probaran y se prepararan’.

 

   Las tres, ebrias, sentaditas, vieron a los tres carajos bailar y agitarse. Estos sonreían quitándose todo poco a poco, al llegar a las tangas de donde los güevos amenazaban salir, gritaron mucho. En un momento dado Tamara se vio rodeada por los tres, calientes, transpirados, cuerpos sólidos, frotando sus bojotes de ella. La joven gritó, río, y atrapada su mirada en una de las tanga, la tocó. Todos se sorprendieron un poco, y más cuando el tipo, sonriendo, empujó su tolete hacia ella, quien abrió la boca un poco como besándola.

 

   De ese gesto, tan simple, a que el güevo semi erecto emergiera y entrara en su boquita roja, fue una sola cosa. Ella, entre culpable y caliente, lo miró a los ojos, sumisa, mientras el güevo endurecía, erecto y enorme, caliente sobre su lengua que ávida la chupaba. Los ahogados gemidos llegaron cuando la boquita roja se cerró sobre ese falo cilíndrico. Casi se ahoga cuando se lo mete todo. Los otros güevos, pasada la sorpresa, aparecen y se frotan de su carita de hembra caliente. Ella, mamando ese tolete que le llena la boca de sabor, y con esas barras rígidas que palpitaban contra su suave piel, grita ahogada. Mama y soba güevos hasta que sus amigas deciden tocar. Y aunque están felizmente casadas, cada una de rodillas atiende a uno de los chicos, que ahora si gozan metiendo sus trancas en esas bocas.

 

   Tamara es alzada en peso mientras sus ropas desaparecen, su tanguita metida dentro de las nalgas redondas y firmes, es lo ultimo en desaparecer bajo la mano ávida de uno de los chicos, quien le separa las piernas acostándola en la tarima, y le entierra la lengua en la cuca abierta, caliente y mojada. Ela grita, esa lengua entra y lame todo, esa boca chupa su clítoris haciéndola gritar, tensándose toda. Sus amigas la pasan igual, una realiza un sesenta y nueve, la maman mientras mama; y a la otra, de pie, con el tipo detrás, este le mama la cuca mientras le clava dos dedos en su culito, haciéndola chillar también.

 

   Esas mujeres jóvenes y saludables gritan y se estremecen mientras sus vaginas son penetradas una y otra vez, duro, a fondo, cuando esas bolas golpean sus nalgas. Una salta salvaje sobre la cadera de su macho de turno. La otra está de espaldas y con las caderas alzadas mientras uno de los jóvenes metido entre sus piernas, sube y baja su tolete dentro de la vagina que se derrite de gusto.

 

   Pero… era la fiesta de Tamara. Las chicas lo entendían, mientras todas embarradas de semen, sudor y respirando agitadas, miran a la dulce novia sentada de medio lado sobre esa tarima, sobre las caderas de uno de los bailarines que se la mete toda dentro del culo, con otro de pie frente a ella, que se la mete duro por la cuca (las dos vergas, larga y ardientes, iban y venían frotándola toda), y mama a un tercero, con avidez. Si, gozaba, era su derecho…

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: