DANDO UNA MANO… O UNA LENGUA

mamando-pepa

   Se derretía como mantequilla rica…

 

   Mientras la oía gemir y estremecerse, pidiendo con voz ronca, sensual y femenina que le metiera hondo esa lengua por esa cuca caliente, Germán piensa en los problemas de la vida. Le lengua sale y entra, tantea, lame y se medio enrolla sobre el clítoris haciéndola gemir y tensarse, mientras se compadece del pobre Manuelito, casado con esa puta. Traga toda esa agua tibia y rica de hembra y comienza a chuparla, sabiendo que la hace gozar… sintiéndose un poco mal por hacerle eso a Manuelito, pero era preferible que fuera él quien le calmara la pepa caliente a esa puta y no otros y que fueran a hablar por ahí del muchacho.

 

   -Ohhh… sí… cómamela toda. –gemía la dulce putica.- Cláveme toda esa lengua, suegro…

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: