LA REQUISA

DOS MACHOS Y UNA PUTA

   Buscaban hasta en lo más recóndito…

   Marina, una mujer de buena posición y clase, se ve obligada a llegarse hasta el penal de El Rodeo, cuando Andrés, su marido, cayó preso por especulador. Siendo buena moza, un preso se antojó de ella y la novia de este, en venganza, la acusó ante la guardia nacional de traficar drogas. Cuando los dos uniformados fueron a interrogarla, ella les manoteó en las caras que ella era mucha dama para gente como ellos. ¿Resultado? Se la llevaron en volantillas.

   -¡No! Déjenme. –gritaba entre furiosa y asustada cuando la metieron en aquel cuartito, cruzando frente a otros tres guardias que reían al verla.

   -Cállate, zorra. No quisiste colaborar y ahora buscaremos las drogas por nuestra cuenta. –la abofeteó uno, sonriendo al hacerlo.

   Con un gemido, la mujer cayó sobre la colchoneta inmunda del catre, y los dos carajos le cayeron encima. Sus manos grandes y toscas la tocaron sobre las ropas, metiéndose bajo la blusa, apretando sus tetas grandes, redondas y firmes. Ella chilló aterrada, pero esos dedos se le clavaban en la carne mientras otros le pellizcaban un pezón, duro, halándoselo fuerte. El otro carajo le sobaba las nalgas sobre la falda, subiéndola y acariciándola sobre los glúteos firmes, apenas semi cubiertos por su tanguita color lila.

   La mujer intenta luchar, sentándose de golpe, logrando que su blusa se rasgue y sus tetas queden al aire (iba sin sostén), y sus piernas queden abiertas. Una mano ruda se metió entre ellas, acariciándole la cuca sobre la pantaletica, con ese gusto que todo macho siente al tocarlas allí, hundiendo un poco la tela, percibiendo ya el calorcito, gruñendo bajito que la tienes rica, mami.

   Llorando, ella suplica que la dejen en paz, cuando la echan de panza sobre el camastro, con uno de ellos sobándole rudamente las tetas, soltándola únicamente para abrir su bragueta y dejar salir un güevo tieso, cobrizo, goteante ya. Ella grita más al verlo, lo que es un error, ese tolete se le clava hasta el fondo con la advertencia de que si lo muerde tendrá que chupar al batallón completo. Gimiendo de miedo, con su mejilla izquierda hinchada por el tolete, ella acepta la tranca que la ahoga, mientras su faldita desaparece y su pantaletica, atrapada entre los dedos de otro, es rasgada sobre sus nalgas de forma obscena. La visión de su cuerpo desnudo los hace reír.

   Ella siente como algo le golpea las nalgas, algo duro y muy caliente, y entiende que el otro ya sacó su tolete también, y que le recorre la raja del culo con su suave punta, sobándole también, sin entrar, los labios de la vagina. Pero todavía chilla, ahogada por el güevo en su garganta, cuando dos dedotes entran, sin aviso, en su cuca, hurgando, sobando, y dos más van a su culito, lastimándola un poco mientras se abren camino.

   -Eso es, Mata, búscale drogas y granadas en esa cuca y ese culo. Clávale otro dedo en ese culito, ábrelo bien, que ahora vamos a buscar más profundo. Tú se la metes por la cuca y yo por el culo, me encantan como chillan revolviéndose de gusto cuando se las metemos así; seguro a esta puta le gusta. Vas a gozar como nunca, nena. Dos machos te van a dar lo que más quieres. –le sonríe, hundiéndole el güevo hasta los pelos, mirándola a los ojos.- Ese marido tuyo es un fracasado, no te dio nada en la visita conyugal, ¿verdad? Ese se la pasa majándosela al Sargento por protección, y el Sargento ni lo llama, viene solito. No te puede dar esto y esto… -anuncia cogiéndola por la boca.

   -Yo creo que ya entendió, mi cabo- dice el otro, sonriendo, cogiéndola con sus dedos por las dos entradas.- Tiene la cuca mojadita, caliente y como chupando ya. Se ve que quiere güevos…

   Y Marina, indignada, se revuelve, intentando protestar… porque es verdad. Cuando a punta sedosa se frota de su cuca, gime sin poder contenerse, mientras los dos carajos ríen.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: