SÍ DESESPERAS, PIERDES…

NENA CALIENTE

   Le gustaba de cualquier forma…

   Pedro era un carajo cruel, cuando Sandrita estaba bien caliente, con la cuca mojada y dilatada, acercaba la cabeza de su güevo y la metía un poco, y frotaba, hasta que la chica le gritaba, con justa indignación.

   -Métemela güevón, destrózame la cuca o te juro que salgo y llamo a los dos primeros carajos que encuentre en la calle para que me la metan los dos. Tú sabes que me atrevo, ya lo he hecho.

   Y Pedro sonríe, moviendo un poquito más la verga, de arriba abajo, oyéndola gritar más. Esperaría dos minutos más y haría entrar a los dos compañeros de trabajo que esperan para gozar de esa puta reputa, como les ofreció en el trabajo. Pero bueno, al final todos ganarían. Sobre todo Sandrita.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: