SÓLO CABEZA PARA LA CABECITA

LA CULIALEGRE

   Entraba tan suavecito… ¡qué puta!

   -No, mamá, no estoy para nadie. –grita aguda, Susana.- ¡El señor que vino a revisarme la computadora está enchufándose atrás!

   Y lo apretaba. Esa vara caliente la hace gemir de gusto como una perrita, le dan ganas de estremecerse como una loca pidiéndole a gritos que le destrozara el culo a fuerza de güevazos, como toda hembra que conocía sus derechos. Lástima que su mamá estaba en la sala, aunque ni eso impediría que gimiera largamente cuando le dejaran bien lleno de leche hirviente, ese culito hambriento.

Julio César.

Una respuesta to “SÓLO CABEZA PARA LA CABECITA”

  1. jhon Says:

    asi pues eso me hace recordar las veces que me cogia a mi hermana, buenazaaaa, tiooo me he puesto caliente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: