CONDUCIR Y COMER

NENA TRAGONA

   Que se la tragara gimiendo como si le gustara…

   ¿De verdad nunca te lo has imaginado, atrapado en una cola? Una nena caliente y putona a tu lado, sobándote las bolas sobre las ropas, apretando, gimiéndote, con vocecita de gatita putita, que quiere comérsela. “Anda, pues”; se lo permites, y ríes mientras te abre el pantalón, sacándolo, sobándolo porque le encanta tu güevo, y luego dándote tremenda mamada mientras tu jadeas sintiéndolo rico. Cómo te chupa y te lame con esa boquita sucia, con esa lengua caliente, tragándosela toda hasta que te resuella en los pelos. Y tú con un calambre de gusto, con la mirada vidriosa, manejando mientras ella sube y baja más, chillando como la propia perra, deseando tu esperma, la que más le gusta; y uno que otro carajo, mirando asombrado y excitado, dijera: “Mira, qué puta; déjale es boca bien llena de leche”. ¿De verdad no lo has soñado?

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: