¡SORPRESAS HOGAREÑAS!

COGIDA

   La maravilló con el tamaño… de sus ganas.

   Leticia, pasando un día caluroso, se adormiló en la sala. El calor la hizo desnudarse para estar cómoda, y sonriendo, sin abrir los ojos sintió a Jairo tras ella, desnudo y caliente, sobándola, mamándole una teta mientras le pellizcaba la otra, o metiéndole los dedos por la cuca mojada. Era tan rico que ella gemía y se revolvía contra él, suplicándole que la cogiera. Cuando el güevo caliente la penetró, gritó de sorpresa. Abrió sus bellos ojos y…

   -¿Quién coño es usted? –y la sorpresa le hizo apretar la verga.

   -El carajo del gas, ¿no se acuerda que me llamó? Y tranquila, mami, gózalo.

Julio César.

2 comentarios to “¡SORPRESAS HOGAREÑAS!”

  1. ana Says:

    estoy exitada

  2. Mariza Miramontes Lopez Says:

    oh que exitacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: