CALOR!!!

RUBIAS PUTAS

   Era tanto el calor que se podía asar cachapas…

   Pero lo mejor estaba por llegar, piensa la mujer recorriendo la tersa y suave nalga con su lengua hambrienta, lengüetearía sobre el ojete del culo, tal vez le entrara un poco; pero el plato fuerte era el otro: la cuca. Sabe que cuando finalmente entierre su lengua allí, la encontrará caliente, mojada y preparada. Sonriendo mientras acaricia y lame a su mejor amiga, piensa que la hará gritar de gusto, la dejará tan cachonda que tendrá que clavarle tres dedos para calmarla…

   Y todos quisiéramos verlo.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: