Archive for the ‘PERSONAL’ Category

ME DESPIDO A LA LLANERA

agosto 21, 2009

YO EN TODA MI GLORIA

…aunque despedirme no quisiera.

   Como dice la canción: todo tiene su final. Llevo casi un año escribiendo aquí. Parece más tiempo. Quise expresar algo, y saber si ese algo era de interés. Afortunadamente supe que sí lo era, al menos para tres o cuatro personas. Gracias a todas ellas. En todo este tiempo he recibido agradables comentarios que dejaron en claro que puedo escribir más o menos bien una oración larga. A pesar de eso, y aunque me gusta escribir, he sopesado si vale la pena o no continuar con este espacio, y creo que no lo vale.

   Casi nadie lee aquí, y sentarme, aunque es fácil decir groserías, me lleva tiempo. A veces tengo que pensar hasta media hora por una entrada. Las serias, claro. Y ando deprimido, las cosas que pasan en mi país pesan, duelen. Arrechan. Y eso no me deja sentarme a disfrutar el escribir como antes.

   Fue divertido mientras duró. Ya no. Adiós, amigos…

Julio César.

Anuncios

SIN REMORDIMIENTOS

julio 21, 2009

JAKE

   -Hola…  

   Hoy me dije “dejaré el pasado atrás, no pensaré en nada que me entristezca, enfurezca o avergüence. No recordaré nada de lo que me haya arrepentido alguna vez…”, y en seguida pensé en ti. Y tuve que reír con amargura, con dolor por esta burla. Fue extraño, porque recordando tu sonrisa, tu mirada, tu voz, volví a sentirme amado. Me dolía porque te habías ido, pero también te sentí aquí. Es tarde, ¿verdad? Sí, lo sé, pero no puedo evitar preguntártelo aún sabiendo la respuesta, deseando que digas lo contrario. Boto aire largamente, inspiro más lento aún, levanto la mirada, saco pecho… y sí, dejaré lo pasado atrás. Continuaré mi vida, no miraré sobre mis hombros. Te olvidaré… pero mañana, hoy soñaré que en tus brazos toda la noche reposaré. Y que me quieres como ayer. Pero más importante, que sigue aquí. Déjame soñar que nada ha cambiado, que sigue a mi lado, así mañana deba enterrar tu recuerdo. De nuevo. Pero está vez será definitivo, porque quiero vivir sin sufrir, sin esperar por el ayer, sin lamentar las cosas que no dije, las que no hice. Con suerte, seguiré. Sé que se puede, por suerte…

Julio César.

ESTÁ BIEN… ESTÁ BIEN ¡LO CAMBIO!

julio 8, 2009

YO EN TODA MI GLORIA

   -Calma, pueblo…

   Inicié una serie de relatos algo subidos de tono, bajo una entrada llamada DE MUJERES… y eso levantó algunas ronchas. Al parecer muchas mujeres ‘serias’ buscan cosas bajo ese renglón y caen en mi ramplonería. Como sus correos electrónicos han sido algo duros, cambio el nombre por uno más edificante. Sin rencores. Y dejen de escribir, en cuanto entren en una página que diga que fuera de grosera es políticamente incorrecta, deben salir.

   Un saludo desde Caracas,

Julio César.

POR QUÉ SEGUIMOS AQUÍ…

junio 17, 2009

JAKE

   Gracias, amigo…

   No es fácil explicar el por qué nos impresionó tanto la película de los vaqueros, o por qué nos encantó tanto Jake Gyllenhaal; no lo era antes, ahora menos. Responder el ‘¿hasta cuándo vas a seguir escribiendo sobre ellos?’, ya resulta embarazoso de responder. Sería fácil decir que es porque la película fue bonita, emotiva, sentimental, y que a Jake lo confundimos con su personaje, pero es más complejo. Es por mí.

   ¿Por qué sigo? Porque muchas de las cosas que me replanteé en ese momento de mi vida, continúan vigentes. A las metas no satisfechas, a la soledad de una casa vacía, soledad que viene de adentro y que parezco incapaz de terminar de llenar, como un puente que no termino de cruzar jamás, se suma la depresión. Salir cada día a las calles, leer un diario, encender una radio, mirar una televisión, me recuerda el deterioro de mi país, la destrucción de un modo de vida que parecía encaminado al futuro, de regreso a la malaria y al dengue, sustituyendo la modernidad por la bodega, el conuco, el trueque. Es terrible ver a gente ansiosa haciendo una cola interminable al pie de un camión para comprar un kilo de esto y un litro de aquello, sonreídos y satisfechos porque vale cincuenta bolos de los viejos menos que en un mercado. Mercado donde ya no queda nada.

   Es mi gente, mi pueblo, esa que no puede relacionar una política calculada para reducirlo a eso, a esperar el camión enviado por el gobierno para recibir esto y aquello, con la pérdida de oportunidades, de seguridades y libertades. No parecen recordar un país donde se iba al mercado y se compraba lo que se deseaba, del tipo y marca que gustara, sin tener que ir de aquí para allá, cazando un vehículo oficial. O tal vez nunca pertenecieron a esa Venezuela. Como sea, es duro tener que transitar esta realidad: servicios que colapsan, mercados vacíos, hospitales abarrotados de personas que no pueden ser atendidas, fábricas cerradas y aceras llenas de buhoneros. Realmente, debo ser muy antirrevolucionario, pero yo no veo mejora. ¿Dignidad? ¿Dónde, en el hombre que no quiere trabajar ni sudarse ese rabo para tener que lo quiere sino espera tomarlo de otros, porque es su ‘derecho’? ¿Cuál dignidad mientras se espera horas y horas haciendo fila por dos kilos de carne al pie de un camión?

   Es cuando cierro la mente, escapando. Y leo alguna noticia sobre un nuevo proyecto de Jake, u otro éxito o reconocimiento póstumo para Heath. Por eso continúo. Hace tiempo alguien lo dijo mejor que yo en uno de esos blogs por donde una vez pasé. A una bonita fotografía de Jack Twist, seguía el comentario:
……

JABYJACK:

   “Dedicado a Jake, porque él nos ha hecho emocionarnos, reír, llorar, gritar de rabia, enfadarnos con nosotros mismos, aprender qué somos y qué deseamos ser, dónde estamos y cuánto nos falta para llegar a lo que un día soñamos. Porque con su trabajo, su dedicación, nos ha invitado a mirar la vida desde otro punto de vista, a revaluar cómo son las cosas, las personas, las esperanzas; a mirarnos a nosotros mismos y entender que somos mucho más de lo que creíamos, que dentro de cada uno está la fuerza para continuar, para luchar, para intentar, cada día, atrapar la vida con las manos y no dejarla ir.

   Aprendimos a confiar tanto en la vida como en la suerte, que a veces nos sonríe siempre y cuando estemos dispuestos a tomar las riendas de nuestra existencia, con temor pero decididos y esperanzados en lograrlo. Pero, por encima de todo, nos enseñó a soñar que las respuestas que buscamos, que el camino que necesitamos transitar, viene de nosotros mismos. Una noche lo vimos, encarnando a otro, entendiendo que deseaba algo, algo que era importante para continuar viviendo, cuando, tal vez inquieto pero resuelto, alargó la mano y lo tomó, haciendo temblar a la persona a su lado, y a todo un mundo con su valor para actuar; con sus miradas brillantes y expresivas donde se leía igualmente el amor, la entrega, la esperanza y la tristeza; con sus silencios de dicha y calma, o de dolor y desespero; su risa suave en mejillas ahuecadas, sus palabras que dejaban flotar sus ilusiones y deseos, sus gestos de hombre que quiere vivir. En esa lengua furiosa que lame el labio inferior mientras alguien, ese de quien tanto espera, deshace sus sueños e ilusiones dementes a orillas de una carretera; en esas manos que van a los bolsillos al acercarse a alguien que le importa, como para contenerlas un momento más. Todo eso nos enamoró y dio sentido a algo más.

   Jake, nos has dado mucho y por ello este sitio es para ti, de parte de la amiga ALAS, y de todos los que se unirán, para apoyarte siempre, para siempre esperar por tu bien, tus éxitos, tus triunfos, tu felicidad; pues, cuando menos lo esperábamos, tú nos diste y ayudaste mucho”.

……

   Me tomé una que otra libertad, pero es lo que se deseaba expresar. Mirando atrás, no puedo dejar de sonreír por todo lo que me pegó y dolió esa historia. Como ya he dicho, la parte del Secreto en la Montaña que me tocó no fue tanto la de esa gran pasión, fue el temor a la vida del otro vaquero, el que tuvo que padecer al continuar viviendo perdido su amor; toda la soledad y aridez de una vida que no se vivió bien, por el tiempo ido con sus oportunidades, años donde no se tomó uno u otro camino y la vida fue distinta de lo que pudo ser; por los años que quedan, donde lo peor es lamentar a cada momento lo no hecho.

Julio César.

PERSONAL

mayo 6, 2009

yo

   -Ay de mí…

   Lamento lo ‘poquito’, pero he vuelto a tener problemas con la computadora. Un virus, un sucio virus que borró gran cantidad de archivos. Pero eso nada tiene que ver con la pobre presentación de las últimas entradas. Creí que sí, pero no. Algo le pasó en el formato a estos blogs, antes bastaba con crearlos y ya. Salían perfectos. Letras de buen tamaño, alineaditos, con fotografías que al clicar sobre ellas permitían ver la imagen de tamaño real. No sé qué pasó pero todo se arruinó. Ahora quedan así. No es mi culpa. Lo siento mucho.

Julio César.

abril 5, 2009

   Ya está. Sin testigos que probaran que estaban allí, sin grabaciones de órdenes impartidas, sin pruebas de balística, sin responder cómo los asesinos subieron a azoteas en manos de la Guardia Nacional que resguardaban las zonas de seguridad alrededor de Miraflores, sin revelar quién ordenó que no sobrevolaran los helicópteros de la DISIP, la policía política, sobre esas azoteas, sin explicar quiénes tumbaron las señales de las televisoras cuando estas comenzaron a mostrar a los asesinados alrededor de Miraflores ni qué hacían allí antes de la matanza, ni quién dio la orden de disparan, aunque el Alto Mando en boca de Lucas Rincón responsabilizó al Presidente de la República solicitándole la renuncia… un grupo de venezolanos fue condenado a treinta años de cárcel.

 

   Nunca como ahora la justicia había caído en tal estado de abyección, postración y corrupción. Jamás Venezuela, tierra de gobiernos amorales, había sido testigo como ahora de las hordas salvajes que pillan, roban, abusan y asesinan bajo un manto seudo legal como en esta autocracia. Comparado con esta gente, con este régimen de horror y abusos, la Cuarta República era un tiempo de estadistas decentes. Qué suciedad se oculta bajo el cobijo de un gobierno dizque de izquierda.

 

   Imagino que Tony Saca, la basura cobarde que hasta hace poco era presidente de El Salvador (responsable directo de que ahora mande el Farabundo Martí), ni se acuerda de ninguno de ellos. No recuerda que los entregó en lugar de permitirle seguir hacia una tierra más decente. Y olvidó que, en el colmo de sus iniquidades, se responsabilizó por la buena marcha de aquel proceso, como garante del juicio. O se recuerda y ríe divertido.

 

   ¡Treinta años!, condenados a treinta años porque el Gobierno necesita que alguien cargue con los muertos del once de abril de dos mil dos, la llamada Masacre de El Silencio; y no podían ser aquellos a quienes se les vio matar gente desde puente Llaguno, porque era gente enviada por Chávez. Treinta años dictados en una parodia grotesca de justicia. Imagino que mañana oiremos a Lula Da Silva, frente al congreso del Brasil, pedir nuevamente la entrada de Venezuela al MERCOSUR, porque así es que se gobierna.

 

   ¡Treinta años de cárcel! A veces no se puede con el asco.

 

Julio César.

FELIZ AÑO 2009

febrero 13, 2009

esperando-por-ti

   Recordándolos en mi soledad…

 

   Ha pasado tiempo desde la última vez, ¿cierto? Será como dicen, la última vez, fue precisamente la última vez. Comienzo deseándoles una feliz navidad a todos, un feliz año (tenía una bonita foto para este día, que hablaba de la película que tanto me gusta y de ese sentimiento que a veces se apodera de todos, la nostalgia, la tristeza, pero también la belleza… Quedará para otra vez) y felices reyes.

 

   Un problema con el computador, que resultó ser el modem del Internet, me apartó en primer lugar, luego un viaje, después una falla técnica de mi proveedores de Internet (CANTV) que me obligó a mandarlos a lavarse el paltó, pero la otra alternativa, MOVISTAR, no resultó mucho mejor. Han sucedido muchas cosas, y les confieso que las navidades no son mi época preferida. Así como en todos los seriales de televisión todo el mundo parece tener problemas con sus padres (¡qué gente!), yo lo tengo con estas fechas. No me gusta el fin de año, ni el balance que obliga a hacer, aún el de las personas a las que continuamos viendo o no. Sufrí la pérdida de un amigo, pero… eso lo contaré después. Igualmente sufrí una fea caída que me mantuvo con una pierna inmovilizada, la cosa más fastidiosa del mundo, y ahora llega Chávez otra vez…

 

   Sí, el país se prepara para afrontar otro proceso electoral, más circo, nada de pan. Pensar en el tiempo, recursos y personal que se malgasta en los caprichos de una mentalidad enferma (que se encadena por radio y televisión desde las dos y media de la tarde hasta las diez y cuarenta de la noche para dar su balance y cuenta de un año) en lugar de resolver problemas reales, es descorazonador. Pero no es únicamente Venezuela, han sucedido tantas cosas terribles en estos días, guerras, violencia, condenas, la inoperancia de los grandes organismos internacionales para dar respuestas no sólo a una crisis financiera mundial, sino para enfrentar a dictadorcitos mediocres como Mugabe o detener una guerra en Gaza, ya no entristece sino que produce depresión, arrechera. Todo es tan fútil.

 

   Pero me gusta escribir, soy de los necios que cree que tiene algo que decir y que puede resultar interesante; como verán, en eso me parezco a Chávez, y tal vez a todo el mundo, pero por lo menos no pretendo que sea yo escuchado a juro, ni creo tener todas las respuestas. Lo que sí aclaro desde ahora es que ando molesto, y deprimido, por lo tanto seré más directo, claro y… malo en mis apreciaciones. Quedan advertidos. El espacio es mío, lo utilizaré a discreción, sin dejar que algo que suene mal, desagradable o poco popular, me detenga.

 

   Únicamente dos cosas me alegraron cuando entré a revisar mis correos, una amiga, Marga, la gitana rubia en España, ha iniciado un nuevo espacio, un blog ameno y profundo, parece simple pero lleva mensaje: ….VAMOS HACIENDO… QUE NO ES POCO. Y me gustó el homenaje que hizo en una entrada llamada REGALO, tal vez sin reparar en ello, a una persona que ya no está, mostrando una hermosa fotografía. Fuera de sus lindas palabras a su ‘amigo’, ya quisiera yo tener esa facha. Lo otro fue un mensaje simple de alguien que ya me ha escrito, Apolo se hace llamar, “escribe pronto”. Fue todo lo que dijo pero me cayó bien, me hizo saber que había quien deseaba que continuara el espacio. También fue grato que los Tigres de Aragua, los Tigres de Venezuela, ganaran la serie del Caribe. Y lo mejor fue la eliminación de los Leones del Caracas (ja ja ja).

 

   Veremos a dónde nos lleva la marea; me gustaría creer que de alguna manera, al final, todo saldrá bien, pero…

 

Julio César.

NO, DE NUEVO!!!

diciembre 17, 2008

yo

   -Dios, no…

 

   Que broma, ya esto parece deliberado. Nuevamente tengo un virus de lo más mugroso, que, al parecer, llegó por correo. Es tan basura que bloquea todo, es imposible conectarse a nada que tenga que ver con la red, aunque sigue sintonizado. Si cancelara el Internet por hora me molestaría mucho más. Por unos días los dejo. A decir verdad no me extrañó, diciembre es para mí siempre un tiempo curioso. Ocurren cosas entre las cuales marcho en medio de alegrías y depresiones. Nada anormal. Escribir me gusta, sé que lo hago en demasía más bien, pero esto es catártico, se me ocurren muchas cosas, y muchas otras las veo y escucho de gente a mi alrededor, y una manera de procesarlo es así. No sé si lo he dicho aquí, pero no sé conducir, a mi trabajo voy y vengo en transporte público; en viajes de trabajo, así como a reuniones y fiestas, me llevan. Lo que es bueno cuando regreso hecho una botella de licor, lleno de aguardiente, aunque… ahora pienso que debí esforzarme un poquito en aprender. Al parecer, el no saber, causa extrañeza. Y ahora es otra cosa que veo como una meta inconclusa, aunque jamás me llamó mucho la atención.

 

   A lo que iba, mientras voy al trabajo, en medio del infernal tráfico caraqueño, luego de leer mi periódico y evadir a quien se sienta a mi lado (con ganas de charlar), se me ocurre, u organizo, mucho de lo que publico. A decir verdad no es difícil, transcribirlo sí, y eso me cansa en estos días, porque el ánimo influye en todo. Con cara de compromiso, cuando no con mala cara, llegaré a las fiestas de fin de año. Tomaré, comeré, reiré y sé que me divertiré… pero mientras llego me lleno de inquietud. Es posible que algunos sepan que en Venezuela no hay paz, no podemos disfrutar con tranquilidad la navidad o la cercanía del año nuevo (me encanta abrazar, apurruñar y dar besos esa noche); ni deprimirnos por una de las peores temporadas de Los Navegantes del Magallanes, agravado por el hecho de que Los Leones del Caracas (gente horrible) están ganando juegos de béisbol uno tras otro. No, ni eso se nos permite, nuevamente debemos prepararnos para un acto comicial, eventos a los que son tan dados estos tiranillos inútiles pero fiesteros, donde todo es circo, ya ni pan hay. Si, nuevamente debemos ir a campaña, a preocuparnos, a gritar, a discutir. A darnos mala vida mientras un grupo revolucionario de izquierda vive a todo trapo sin preocupaciones… como no sea no tener que soltar jamás el coroto ni rendir cuentas. Dios, ¡cómo odio a los socialistas!

 

   En fin, espero recuperar mi equipo dentro de poco. Y reunir algo de ánimos. Imagino que ya andan de viaje, o planeándolo, para llegar a esos lugares alegres del ayer, o a otros nuevos, para disfrutarlos con personas queridas. Diviértanse mucho, y pórtense mal. Bueno, antes se decía que el papel lo aguantaba todo, también se puede aplicar a esto, lo que accese seguirá allí después de las fiestas. Nos vemos,

 

Julio César.

HOLA A TODOS

noviembre 18, 2008

yo

   -Me levanté a saludar…

 

   Comienzo diciéndoles que este espacio es para gente adulta, únicamente adultos, no quiero tonterías con menores de edad, ni comentarios de gente idiota que leen la advertencia de que es para adultos y se meten esperando leer sobre catecismo, porque fuera de escribir obscenidades, groserías mondas y lirondas, también soy políticamente incorrecto. En muchos aspectos.

 

   Soy un escritor frustrado, aunque tal vez si leen algo sostengan que tengo lo de escritor lo que cualquiera de genio en astrofísica (y quien sabe si sí hay alguno), dije que estoy frustrado. Intenté e intenté pero nadie me publicó nada. Así que me valgo de la facilidad que brindan estas personas para publicar lo que sea, con la posibilidad de que alguien lea. Intentaré al menos ser ameno entre lo feo.

 

   Usaré el espacio para tres cosas: intentar atrapar un público, para ello seré gráficamente grosero, para que también lean otras vainas que invento; lo segundo es hablar pestes de los malditos delincuentes que desdirigen mi país, Venezuela, esa cuerda de sucios que se hacen llamar socialistas y gente de izquierda (un momento, debo escupir con desprecio), y para hacer comentarios de tarde en tarde sobre una película que me gustó mucho.

 

   No se engañen, no encontrarán poesía, ¿okay? Para todos, un desabrido saludo desde Caracas,

 

Julio César.